Las centralitas virtuales se ha extendido de forma generalizada entre las pequeñas y medianas empresas porque les aportan múltiples beneficios económicos y funcionales. Destacamos los siguientes:

 

 Reducción de la inversión: En una centralita virtual, la única inversión necesaria para la empresa son los terminales o teléfonos voip. El resto de infraestructura necesaria la suministra el proveedor como un servicio.

 Reducción en costes fijos: La centralita virtual se comercializa con un coste mensual por extensión. Son costes relativamente bajos, y pueden incluir una tarifa plana de llamadas.

 Mejora de la movilidad y flexibilidad: Los terminales telefónicos se pueden reubicar fácilmente. También pueden cambiarse entre diferentes sedes o sucursales, sólo moviendo el terminal.

 Nuevas Funcionalidades avanzadas: Puede disponer de funcionalidades avanzadas hasta ahora relegadas a las grandes empresas: recepcionista automática IVR, música en espera, recepción de llamadas para colas y agentes (ACD), etc.

 Aumento de la Fiabilidad y seguridad: Los sistemas están alojados en centros de datos pensados ​​para albergar sistemas críticos IT, que disponen de las medidas físicas y lógicas para garantizar la fiabilidad, disponibilidad, seguridad, y calidad del servicio.

 Mejora en la flexibilidad y Escalabilidad: Se puede contratar el servicio desde unas pocas extensiones hasta cientos de ellas. El proceso de ampliación o de reducción es muy sencillo y permite adaptarse a los altibajos del negocio.

Si quieres más información, puedes consultar el análisis de las diferentes ventajas que hicimos en nuestro blog: 6 razones para contratar una centralita virtual. Por otra parte, puedes contactar con nuestros asesores. Ellos te darán la información necesaria para decidir qué solución es más conveniente para las necesidades de tu empresa.